Seleccionar página

Fuente: elmundo.es 03.08.2019

Atrás ha quedado, aquellos años en las que las empresas debían salir «a la calle» para elaborar laboriosos estudios de campo y obtener información precisa. Desde hace unos años con las famosas cookies y más recientemente con los asistentes virtuales, esta información les llega directamente desde el «salón de casa» hasta la «mesa del despacho». El debate surge con estos últimos, LOS ASISTENTES VIRTUALES y es que, ¿son meramente eso? ¿un colaborador virtual? o por el contrario, ¿son espías domésticos para los grandes?. ¿Es seguro hablar con un asistente de voz?